• 04 MAY 17
    • 0
    Bacterias en los cepillos de dientes: 6 consejos para evitarlas

    Bacterias en los cepillos de dientes: 6 consejos para evitarlas

    En el siguiente artículo te damos unos consejos sobre cómo evitar las  bacterias en los cepillos de dientes. En primer lugar, destacar que  deben cuidarse de forma habitual para  que no las acumulen. La principal razón está en la contaminación cruzada. y es que los microorganismos puedan transferirse de la cavidad oral al cepillo de dientes y al revés. A ello se añaden factores como que se suelen guardar en el baño de casa, un lugar lógico, pero donde también hay una mayor cantidad de bacterias, debido a factores como poca ventilación o cercanía con inodoros, etc.

    Tal como indica un estudio reciente de la Universidad de Manchester (Reino Unido) cada cepillo puede llegar a contener una media de 10 millones de bacterias. Entre ellas, por ejemplo, la Escherichia coli o los estreptococos. También puede lugar a que se transmitan virus como la gripe, herpes simples, etc.

    Por tanto, cuidar al máximo el cepillo de dientes puede ayudar al crecimiento y desarrollo de estas bacterias y contribuir a nuestra salud dental y general. Entre los consejos más indicados, llevar a cabo unas pautas habituales como son:

    6 consejos para evitar bacterias en los cepillos de dientes:

    1. Manos limpias antes del cepillado de dientes:

    Nuestras manos están constantemente en contacto con objetos del exterior, por tanto, son un foco de posible infección, pero que con un sencillo gesto podemos evitarlo. Antes de cepillarnos los dientes, lo más indicado es lavárnosla con agua y jabón.

    1. El cepillo es personal y no transferible:

     Es un consejo muy repetido, pero no siempre se cumple. El cepillo de dientes es para cada uno de nosotros y no debe compartirse. Es más, es incluso recomendable no ponerlos en el mismo vaso del resto de miembros de una familia. Una vía más de asegurar la mejor higiene de nuestros dientes y encías.

    1. Cuidarlo antes y después de su uso:

    Pásale un poco de agua antes de su uso y, tras el cepillado, enjuaga sus cerdas con un poco de agua caliente. Se recomienda frotarlo para eliminar los posibles restos de pasta o alimentos.

    1. Cada semana: enjuague bucal antibacteriano también para el cepillo

    Meter nuestro cepillo una vez a la semana en un vaso con un poco de enjuague bucal antibacteriano contribuirá también a reducir la cantidad de bacterias que crecen en sus cerdas. Es aconsejable también utilizar limpiador de dentadura cada cierto tiempo. Por ejemplo, cada quince días, se puede introducir el cepillo en un vaso donde se haya disuelto previamente uno de estos comprimidos.

    1. Ojo con las humedades, mejor no tapar el cepillo mojado

    Las cerdas del cepillo deben estar secas antes de ponerles la tapa. Un ambiente húmedo, y más con una temperatura ambiente cálida, puede hacer que proliferen los microorganismos. Lo más indicado, colocarlo de forma vertical, hasta que se seque y ya después, guardarlo.

    1. Cepillo nuevo cada tres meses o si hemos estado enfermos

    Otra buena costumbre es cambiar nuestro cepillo cada tres meses. En caso de ser eléctrico, un cabezal nuevo. El objetivo, evitar que las cerdas se abran demasiado y sean lo más eficaces posible. En caso de haber tenido alguna enfermedad, como por ejemplo, la gripe, también es recomendable desecharlo y optar por uno nuevo.

    «Es importante seguir algunos consejos para evitar las  bacterias en los cepillos de dientes»

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply